Celebran rechazo de Semarnat a megaproyecto de Iberdrola en Kanasín

A través de un comunicado, miembros de las comunidades mayas afectadas denuncian violaciones a sus derechos y advierten que la empresa española Iberdrola podría volver a intentar que se autorice el proyecto.

Por Redacción

Kanasín, Yucatán, 12 de mayo de 2022.- El Colectivo Ma’alob Cuxta (Vida Buena), formado por personas originarias de Kanasín y San Antonio Tehuitz con acompañamiento de académicos y organizaciones sociales, celebró la negativa de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) al megaproyecto termoeléctrico de ciclo combinado que la multinacional española Iberdrola pretende construir en su territorio.

A través de un comunicado, señalaron que los miembros de Ma’alob Cuxta dieron seguimiento al proceso de Evaluación de Impacto Ambiental de dicho proyecto, identificando y señalando irregularidades en el proceso de evaluación. También comunicaron a las autoridades ambientales el rechazo de la comunidad al proyecto, y remitieron los motivos técnicos y legales por los que se debía denegar su autorización.

Señalaron que, de ser autorizado, este megaproyecto quemaría 150 millones de pies cúbicos de gas al día (casi 55.000 millones de pies cúbicos al año), generando más emisiones que todos los vehículos de Yucatán juntos, que serían evacuadas a través de una chimenea de 7 metros de diámetro y 22 metros de circunferencia.

Su capacidad de generación es de 592.9 MW brutos; para comparación, la capacidad de los reactores nucleares de Laguna Verde es de 800 MW, por lo que equivale a un 74% de un reactor nuclear.

El colectivo Ma’alob Cuxta señala los siguientes impactos como base de su rechazo al proyecto:

Daños a la salud por contaminación del aire: Los gases tóxicos que generaría la planta (especialmente los óxidos de nitrógeno) provocan daños a los sistemas respiratorio, circulatorio e inmunitario; impactos y riesgos al acuífero: la central se ubicaría a menos de 200 metros de la Reserva Estatal Anillo de Cenotes y para la operación de la central, Iberdrola pretendía extraer 223 millones de litros de agua por año, y usar aditivos tóxicos.

Residuos tóxicos: la Manifestación de Impacto Ambiental reconoce que se contaminarán 4000 kg de tierra con aceite lubricante, y se generarán 1800 kg de residuos impregnados con grasas o aceites, 9000 kg de recipientes impregnados con aceite lubricante, etc.

Impactos a la producción campesina: la contaminación emitida por este tipo de centrales limita el crecimiento vegetal; contribución al cambio climático: la central provocaría la emisión de más de 3 millones de toneladas de CO2 al año, más que el total de los automóviles registrados en el Estado de Yucatán.

Daños a la biodiversidad; afectaciones a vestigios mayas pues a menos de 2km del sitio escogido por Iberdrola se halló recientemente un importante asentamiento maya que supone el único ejemplo de arquitectura Puuc en el norte de Yucatán.

Deja un comentario