Fotografías de mujeres, historias y redes de apoyo surgen desde “Juntas Comunidad”

Por Cecilia Abreu

Diana V. Heredia y yo tenemos una cita a las 10:30 para hablar sobre su proyecto Juntas Comunidad, estoy lista para irme alrededor de las 9:45 para llegar en punto de las 10:00, cuando me doy cuenta de que acordamos 30 minutos más tarde; adelanto otros pendientes rápidamente.

10:31 ya estoy encadenando mi bicicleta en el Centro Cultural MID Guía, en el barrio de Santa Lucía, donde la exposición Juntas estará expuesta hasta el 19 de marzo; levanto la mirada y de inmediato sé que mis ojos se han topado con Diana.

Ya me espera adentro, una mujer de cabello negro, que deja extender el calor de su corazón. Apenas entro me mira y saluda risueña; nos presentamos y nos sentamos a platicar sobre su proyecto:

“Creo que es un título que puede significar mucho de lo que es el proyecto, siempre juntas podemos hacer más cosas, siempre juntas logramos más”, expresa cuando le pregunto por qué el proyecto lleva ese nombre.

Habla sobre Juntas y recuerda que la idea de retratar mujeres no surgió hace poco, pero al principio pensaba fotografiar a mujeres desconocidas de forma aleatoria… Y comenzó a hacerlo en el Mercado de San Benito, y al darse cuenta de que se dejaban retratar, mas no le hablaban sobre quiénes eran, decidió llevar a cabo el proyecto con sus mujeres cercanas.

Las primeras mujeres que retrató fueron conocidas a las que les contó lo que quería: tomarles fotos y contar sus historias, pero también compartir un texto breve o frase con la que se identificaran; fue así como, de voz en voz, más mujeres fueron sumándose hasta llegar a las 30 fotografías e historias expuestas hoy en MID Guía.

Deja ver, con sus palabras y un tono de voz cálido, lo mucho que ha disfrutado este proyecto: “ha sido super enriquecedor, con todas he tenido pláticas super bonitas; de apoyo, de qué queremos hacer después, yo quiero que esto continúe después, que se hagan talleres que ellas puedan impartir, que se hagan eventos con causa”.

Con emoción, comparte que todas las mujeres participantes tienen mucha apertura para participar en lo que venga después, pero también por tener una plataforma para difundir las acciones que las mujeres están generando y no siempre tienen en dónde compartir, especialmente durante la pandemia.

Voltea alrededor, mira las fotografías expuestas en la sala y expresa que las admira a todas, pero también espera que más se vayan sumando para crear redes y fomentar encuentros entre mujeres, al tiempo que crean un espacio seguro, desde la publicación de las fotografías, siempre asegurándose de que estén cómodas con lo que será publicado.

Continúa viendo sus fotografías y describe un poquito a algunas de las mujeres que se atraviesan ante sus ojos: Muñeca Aguilar es activista por la comunidad trans y las trabajadoras sexuales, María Cristina tiene un centro holístico y se dedica a hacer temasacales, Lau es nutrióloga, Tere Munguía es maestra y catedrática en la universidad en la UADY, Gina cantante, Lol-Be escritora… Señala la fotografía de tres chicas y comenta que ellas son dueñas de la cafetería Sempere. “Está mi mamá también”. Y continúa nombrando a las mujeres.

Cuenta sobre su mamá, una de sus últimas fotografías, pero una que siempre supo que allí estaría; esta no es la primera vez que le toma fotos y “ella encantada”, pues incluso con una foto suya ganó un concurso del Ayuntamiento y su foto aparecía en el pasaje de Correos, la gente le decía que la veían ahí.

Con esta última pregunta sobre su admirada madre concluimos nuestra entrevista formal, pero continuamos platicando; me habla un poco sobre sus emociones por este proyecto y le cuento que yo supe de él gracias a Berenice Zetina, mi maestra de inglés y literatura mexicana en preparatoria.

Enseguida me cuenta que ella fue una de las últimas fotografías que tomó e historias que escuchó, pero que ya había retratado a su hija Hamsa y le había comentado que estaría bien convencer a su mamá (Bere); identifico en nuestros diálogos que ella también es una mujer Premex (estudió en la Preparatoria México).

Continúa contando sobre las fotografías, Bere le pidió que fueran en su casa porque quería estar con sus libros, me dice con una pequeña risita; de una cosa pasamos a otra y recordamos cómo esa preparatoria siempre fue un lugar seguro para ser, nos alegramos por ello y nos entristecemos porque aún hay preparatorias que necesitan manifestaciones de sus estudiantes por discriminación y diversos tipos de violencias. Nuestra plática continúa como si nos conociéramos de años.

Miro la hora y llegó el momento de despedirme, desencadeno mi bicicleta, abro mi mochila y veo mi cámara “¡no le tomé ninguna foto!” pienso inmediatamente y regreso corriendo, nos reímos, le tomo algunas fotos y nos despedimos otra vez. Me voy esperando que su proyecto siga tejiendo redes y trascienda.

Un comentario en «Fotografías de mujeres, historias y redes de apoyo surgen desde “Juntas Comunidad”»

Deja un comentario