Violencia familiar será perseguida de oficio

Con el dictamen aprobado en el Congreso del Estado la violencia familiar en Yucatán se perseguirá de oficio y ya no será necesario que la víctima acuda a denunciar a la Fiscalía General del Estado, señaló la impulsora de la propuesta, la diputada Vida Gómez Herrera (MC).

Por DRV

Mérida, Yucatán, 21 septiembre de 2022.- El Congreso del Estado aprobó por modificaciones al Código Penal, con las cuales el delito de violencia familiar se perseguirá de oficio, por lo que no será necesario que la víctima acuda a interponer denuncia.

La impulsora de la iniciativa, Vida Gómez Herrera (MC) reconoció, en primera instancia, el origen del documento que es producto de la participación ciudadana ya que le fue presentada por las estudiantes de la Facultad de Derecho de la UADY Alejandra Koyoc González y a Fernanda Ronzón Nabté de la agrupación Girl Up Resistencia Feminista.

De la iniciativa, expuso que pedir que las víctimas ratifiquen una denuncia, es en sí mismo un acto revictimizante, primero porque muchas no pueden salir del entorno en donde se encuentra la violencia y pedírselo a las niñas, los niños, a las personas adultas mayores es aún más complejo, viven en muchas ocasiones con quienes las agreden.

“Y esta iniciativa genera la oportunidad histórica de que rompamos con círculos de violencia, que no se han dado en muchas ocasiones por una generación, sino que han pasado de generación en generación haciendo más grande la violencia en nuestro Estado”, dijo.

Enfatizó que en “Yucatán hay violencia, en Yucatán hay feminicidios, y hace falta muchísimo para que en Yucatán hablemos de justicia. Pero asumirlo, hablarlo, visibilizarlo también nos permite como hoy, tomar medidas, irnos al fondo y desde el Legislativo hacer nuestra parte”.

Destacó que a esta iniciativa se sumaron activistas como Rosa Cruz, Emmy Puerto, y muchas activistas mujeres jóvenes más.

La diputada Carmen González Martín (PAN), dijo que la iniciativa tiene como finalidad que el delito de violencia familiar sea perseguido de oficio y no mediante querella.

“Es decir, que el Estado tenga la facultad de perseguir este delito sin la necesidad de que medie denuncia alguna por parte de la o el afectado. Con esto se facilitará a la autoridad para intervenir en las agresiones de cualquier índole que se tenga dentro de la familia, con el objetivo de garantizar a la población que la conforma, una vida libre de violencia”, expuso.

 También, dijo, se aumenta la pena hasta en una mitad, cuando la víctima sea menor de dieciocho años de edad, mayor de 60 años o cuando presente alguna discapacidad física o mental.

“Con esto se hace evidente que lo que se busca es la protección de los derechos y que, a su vez, permita la maximización de los mismos, no solo a las mujeres que sufren algún tipo de violencia familiar, sino también a las infancias, adolescencias, adultos mayores y grupos en situación de vulnerabilidad”, comentó.

Deja un comentario