Continúan protestando en la Prepa Uno por una institución incluyente y respetuosa de la diversidad

Por Cecilia Abreu

Hoy, 21 de febrero, a las 10:00 de la mañana estudiantes de la Preparatoria Uno de la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY) tenían todo preparado para llevar a cabo una protesta silenciosa en exigencia del respeto a la diversidad, tomando como base el pliego petitorio que emitieron la semana pasada; sin embargo, ésta tuvo que ser pospuesta hasta la 1:00.

El horario pactado, en la mañana, fue elegido debido a que en ese momento la UADY realizaría la develación de una placa conmemorativa por el aniversario número 100 de la universidad; pero, alegan, este fue adelantado sin previo aviso al enterarse de lo que harían.

En representación de la comunidad estudiantil que permaneció en silencio y evitó dar entrevistas por su protección, dado que son menores de edad, Daniel Euan, representante de la asociación YAAJ, sensibilizó sobre la importancia de crear espacios de convivencia libre y segura.

“No podemos permitir que los espacios educativos sean quienes propicien la discriminación hacia todo tipo de diversidad y población que históricamente ha sido vulnerada”.

Enfatizó que exigen el cumplimiento del pliego petitorio, pues hasta ahora la única respuesta de la institución fue llamar a Abner Torres, dirigente de Spectrum Diversidad Universitaria, a una junta para decirle que luego tendrían otra sesión para dialogar el tema, “que sigamos esperando”.

Aquí puedes conocer más sobre sus exigencias en el pliego petitorio

Insistir sobre esto, expuso, es muy importante en este momento, dado que realizarán la votación de la nueva directiva de la escuela, esta semana levantan la voz para pedir que en el cambio de dirección los temas sean atendidos y no olvidados.

“Lo primero es una disculpa pública desde la institución, pero sobre todo la reparación de los daños” y, al mismo tiempo, la certeza de que nadie tendrá que vivir de nueva cuenta las violencias o discriminaciones por sus derechos sexuales y reproductivos, para lo cual pide capacitación al personal.

“Todo lugar debe ser propicio para el desarrollo de las juventudes y no un espacio donde les limiten, donde les violenten”.

La sociedad civil y organizaciones, señaló, ponen a disposición todas las herramientas que tienen para crear protocolos para toda la comunidad estudiantil y también el alumnado, “la juventud no se va a quedar callada cuando reciba algún tipo de violencia, pero también vamos a ser las primeras personas que van a estar presentes al momento de trabajar y querer conseguir estos cambios”.

Las escuelas sirven para comenzar a transformar la sociedad, pues forman a las personas que dirigirán en el país, opinó; por eso, es necesario evitar que continúen ocurriendo situaciones como llamar a las o los alumnos por su deadname, que no representa su identidad de género, y no su nombre real.

“Esto vulnera el derecho a la identidad de género, el derecho a las juventudes para desarrollarse, ¿por qué aquí están oprimiendo ese derecho?”.

Deja un comentario