El afrobeat pasa por el alma, cerebro y también por el cuerpo

Hoy, ante el cúmulo de información, el gran reto de Antibalas es hablar sin palabras, poner la protesta, el mensaje social en las melodías, como lo hicieron Miles Davis o Thelonious Monk. “El nuevo desafío es como hablar sin palabras, para que lo entiendan los que no hablan inglés, yoruba o español”, señala Martin Perna en entrevista para Líneas Emergentes.

Por David Rico

Mérida, Yucatán, 23 enero de 2023.- Martin Perna, saxofonista y fundador de la ya legendaria banda Antibalas es sencillo, termina el concierto, rato después baja del escenario y responde cordial a las peticiones de fotografías o firmas de autógrafos, así como platica, en un español fluido, de todos los temas que se le preguntan, en particular, sobre la fuerza crítica, contestataria y de justicia que trae consigo el afrobeat.

Sin embargo, en entrevista con Líneas Emergentes dijo que cuando se creó Antibalas en 1998, el mensaje tenía que ser directo y claro, porque no había medios alternativos de información y había pocas plataformas, pero hoy día hay mucha información por la que se puede saber de los temas que aquejan al mundo.

“Sí seguimos con la misma política, anticapitalista, antirracista, feminista, pero en este momento, en el 2023 ya la gente no necesita grupos musicales para repartir información de lo que está pasando con globalismo, militarismo, abusos policiales, ya pasan todo el día en lo que decimos en inglés, buscando malas noticias, información”.

“Esta noche, y durante estos meses, por lo menos, mensajes políticos no es lo que necesita (la gente), sino un sentido de convivencia, de no tener miedo a lo ajeno, porque al fin y al cabo tenemos que trabajar juntos para el cambio climático, de los derechos humanos”.

“Queremos compartir la música, el nuevo repertorio es instrumental como jazz y quisimos echar los mensajes políticos dentro de las melodías, como lo hizo Miles Davis o Thelonius Monk u otros como el nuevo repertorio; el nuevo desafió de como hablar sin palabras, para que lo entiendan los que no hablan inglés, yoruba o español”, expuso.

Agradeció la calidez del público de Mérida, con mucha energía y que en el concierto que se llevó a cabo en Santa Ana, a la cuarta canción todos se levantaron a bailar, porque así debe ser al afrobeat.

“Porque hay que pasarlo con el cuerpo, no solamente con los oídos sino con el cuerpo entero, eso es lo bonito del afrobeat, que lo puedes pasar por el alma, por el cerebro y también por el trasero; creo que una buena música o arte lo puedes disfrutar desde varios medios, como te inspira o toca el cerebro y también otras partes para ser efectivo”, señaló.

Deja un comentario