Hombres de la comunidad LGBT+, aliados que también necesitan reflexionar

Por Cecilia Abreu

Los hombres de la comunidad LGBTTIQA+ también necesitan un mundo más libre, un mundo donde la masculinidad no esté categorizada de una sola forma posible y, al mismo tiempo, aportar desde su propia trinchera para transformar y minimizar hasta erradicar las violencias cometidas por los roles impuestos a ellos.

Enrique Torre Molina, activista por los derechos de la comunidad LGBTTIQA+ y co-fundador de Colmena 41, reconoce que los hombres que pertenecen a la comunidad «nacemos en el mismo mundo que los hombres que no son LGBT, entonces absorbemos los mismos mensajes, replicamos muchos de los mismos roles».

Sin embargo, al formar mirarse dentro de esta diversidad, encuentra que suelen contar con herramientas que los hombres heterosexuales no siempre tienen, ya que precisamente para reconocer de su identidad y orientación sexual han realizado un ejercicio de introspección; «eso pasa por revisar y cuestionar y preguntarnos muchas cosas que tienen que ver con el hecho de ser hombres«.

Foto: Cecilia Abreu

Así, pueden aportar a la sociedad reconociendo que también es necesario que reflexionen sobre cómo viven su masculinidad, «dejar de pensar que como somos LGBT ya nos despojamos en automático y vivimos en un mundo en donde no hay patriarcado y en donde no hay machismo«; pero también, desde las organizaciones y/o asociaciones civiles, dejarles a las mujeres el micrófono (espacio).

Las personas de la comunidad LGBT+ suelen cuestionar más acerca de la sexualidad y el género, opina; pero esto no significa que estén libres de ciertas actitudes asumidas de los hombres, por lo cual enfrentan retos para evitar actos de violencia en contra de sus parejas, amistades, las mujeres y cualquier otro ámbito en el que se desarrollen.

«Cada vez que se habla de violencia de género, cada vez que se habla de violencia contra las mujeres, como que las personas LGBT medio nos hacemos sordas, pero también son cosas que nos interpelan a nosotrxs«.

El activista lamenta que esto se hace evidente cuando en las propias organizaciones suelen estar al frente los hombres, más que las mujeres lesbianas, bisexuales o trans; «los hombres gays y bisexuales estamos en una situación un poquitito menos vulnerable que las mujeres lesbianas o que las mujeres trans, por ejemplo; tenemos un poquitito, y hago énfasis en poquitito, más de facilidad que ellas en ser visibles, corremos menos riesgos en algunos sentidos».

«La invitación es a escuchar, de pronto creo que algo que nos pasa a los hombres cuando escuchamos a una mujer o a muchas mujeres hablando de violencia de género, marchando, contando una experiencia de acoso, señalando todos estos problemas, sentimos que nos están diciendo de manera individual eres una mala persona’, ‘eres un mal hermano’, ‘eres un mal esposo’, como que has fallado y eres el malo de la historia y eso cancela el diálogo y la posibilidad de escuchar».

Foto: Cecilia Abreu

Sensibiliza sobre la importancia de reconocer la responsabilidad individual, entendiendo que la violencia de género, el patriarcado y el machismo va más allá de cada quien, «y escuchar también para entender que también los hombres son víctimas del patriarcado y, en ese sentido, nos conviene que el patriarcado, el machismo y la violencia de género terminen».

Deja un comentario