Mujeres abren primer meliponario en Santa Elena, Yucatán

Por Cecilia Abreu

Hoy, 12 de noviembre, seis mujeres de Santa Elena, cortaron el listón de su meliponario Tumben Xunancab, abriendo las puertas del primero en la localidad que, además de contribuir con la conservación de la especie de abeja nativa de la entidad yucateca, también incrementa un punto de interés para los recorridos turísticos que realizan en el municipio.

Berenice Chuc, una de las familiares que dieron lugar a este meliponario, explicó que desde el 2018 aplicaron para una convocatoria de Rainforest Alliance, misma que les aprobaron en 2019, pero debido a la pandemia el proyecto se detuvo y, desde hace ocho meses, finalmente comenzaron con las labores con las abejas hasta llegar al día de hoy, a la inauguración de Tumben Xunancab.

Aunque ellas nunca antes habían trabajado con abejas, fue hace ocho meses, gracias a sus compañeras meliponicultoras de Maní y Teabo, quienes les compartieron sus conocimientos que comenzaron a aprender; luego, continuaron con una capacitación de Rainforest, quien también les doto con las 13 cajas de abejas que inician ahora el meliponario.

El próximo mes, además, deben entregarles 22 cajas más, con lo que alcanzarán 35 para esta labor de conservación de la especie nativa, «para que no se pierda la especie de la abejita«.

Ricardo Ramírez, representante de Rainforest Alliance, expuso que impulsan estas actividades porque no solamente se trata de un medio para la vida, sino también una contribución ambiental, «buscamos fortalecer la capacidad de las mujeres que viven y dependen de los bosques para poder realizar actividades productivas que conlleven también bajar los índices de deforestación y degradación forestal«.

Con una inversión de 300 mil pesos en esta ocasión, las seis mujeres lograron transformar un terreno en un meliponario, gracias a su trabajo y esfuerzo, así como la adquisición de las meliponas.

Estos proyectos son de vital importancia, destacó Salvador Castell, presidente de Va por la Tierra, especialmente en un lugar como Yucatán que se encuentra en el tercer lugar con peor manejo ambiental en México y el segundo con mayor deforestación, por lo que, desde su visión es imprescindible impulsar proyectos comunitarios en pro de la conservación de saberes y conocimientos ancestrales, pero también de la restauración ecológica.

Deja un comentario