Piden a la UADY no solapar la contaminación de granjas porcícolas

Organizaciones y Colectivos exigieron la cancelación del evento “Desarrollo hacia una porcicultura sustentable” que será desarrollado en la UADY, organizado por el empresario porcícola, Jorge Antonio Zumárraga Novelo, y que la máxima casa de estudios cumpla con sus principios de ética y compromiso social y evite la mercantilización del conocimiento científico crítico, brindando espacios a empresas extractivistas del territorio maya.

Por Redacción

Mérida, Yucatán, 09 septiembre de 2022.- Colectivos mayas y organizaciones exigieron que la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY) sea consistente en sus principios de ética y compromiso social y evite la mercantilización del conocimiento científico crítico, brindando espacios a empresas extractivistas del territorio maya en Yucatán para la promoción de una industria porcícola que avanza por medio de abusos y desigualdades.

Estas empresas, señala un comunicado emitido por varias organizaciones sociales, que se han dedicado a dañar a los pueblos originarios aledaños y generar ambientes inseguros e insostenibles derivado de la instalación de megafábricas porcícolas que traen consigo olores insoportables, agua sucia, consecuencias a la salud y represión a la organización y lucha de los pueblos mayas que la cuestionan y se oponen a ella.

El documento está firmado por las agrupaciones La Esperanza de Sitilpech, Ka’anan Lu’um Chapab, Kanan Derechos Humanos, Articulación Yucatán y UADY Sin Acoso, las cuales observaron y manifestaron su indignación por el hecho de que el empresario porcícola, Jorge Antonio Zumárraga Novelo, organice un evento en la Facultad de Ingeniería Química de la UADY bajo el título «Desarrollo hacia una porcicultura sustentable».

“El título y espíritu del evento resulta incoherente consigo mismo y con el quehacer de la UADY dadas las afectaciones ambientales y falta de análisis de impacto social del quehacer de esa empresa porcícola, la cual produce más de 48 mil cerdos anuales a tan solo unos kilómetros de la pequeña comunidad de Chapab”, señala el texto.

Además, expone que resulta por demás preocupante que la UADY brinde espacios académicos a una empresa que además ha reprimido la organización y lucha de los pueblos mayas que cuestionan sus impactos y cuidan su territorio.

“Exigimos a la UADY cuidar sus principios éticos, críticos y de autonomía bajo los que idealmente se ha erigido esta universidad”, expone.

Se menciona que este tipo de eventos continúan legitimando a este tipo de industrias en el Estado de Yucatán, donde las comunidades sufren diariamente los daños y efectos adversos de vivir en estas condiciones dentro de sus territorios, efectos que, por supuesto estas empresas no pronuncian en sus discursos de seudo sustentabilidad de una industria que no trata con dignidad a los pueblos sino que los invade, los desarticula y abusa de la desigualdad colocando su poder carismático con supuestas oportunidades, tratando así el derecho a la salud, a la educación y al trabajo como dádivas.

En particular, señalan, a través del colectivo “Kanan Lu’um Chapab”, la población se ha organizado para visibilizar las afectaciones socioambientales que causa la megafábrica porcícola a cargo de Zumárraga Novelo.

Asimismo, la “Esperanza de Sitilpech” es otro grupo de personas pobladoras que han emprendido un proceso legal contra una megafábrica ubicada en su territorio. Ambos pueblos mayas comparten el hartazgo e incertidumbre de vivir con estas empresas invadiéndolos, que velan por beneficios particulares a costa del medio ambiente, el agua y de sus derechos a la libre determinación.

“Cabe destacar que ninguna de las demandas sociales por las violaciones ambientales cometidas han sido atendidas por las autoridades gubernamentales, y para acallar críticas, Zumárraga Novelo, en asociación con Víctor Canto Ku, actual director de la escuela primaria Santiago Méndez Gil en Chapab, han regalado uniformes y material escolar a estudiantes del municipio con motivo del regreso a clases”.

“Nos preocupan los métodos de contrainsurgencia violenta que este empresario ocupa en contra de los pueblos mayas, en contra de su lucha que es por la vida y por el derecho de vivir libres y autónomos. Somos testigas y testigos de que estas empresas se han aprovechado de las omisiones gubernamentales hacia las comunidades mayas para ofrecer servicios médicos, becas, trabajo, y así cooptar a las poblaciones y agravar la discusión que se da al interior de los pueblos respecto de la permanencia de estas empresas y las afectaciones ambientales, económicas y de salud que causan”.

“Por ello, exigimos la Universidad Autónoma de Yucatán, así como de personas académicas del Instituto Tecnológico de Monterrey, de la Universidad Marista, e inclusive de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) las cuales participarán en el evento, no se presten para seguir fortaleciendo un discurso por demás insostenible para la salud de los pueblos y las autonomías de sus territorios. Ante todo esto, exigimos la cancelación del evento Desarrollo hacia una porcicultura sustentable”, expone el documento.

Deja un comentario