Alertan sobre carpintero estafador en Mérida

Por Cecilia Abreu

Víctimas de estafas en manos de W.G.S.M. suman al menos 17 personas que han decidido unirse mediante un grupo de WhatsApp para denunciar sus casos y evitar que más personas caigan en la misma situación, así como esperando que el estafador reciba una sanción.

Magaly Medina Gamboa, una de las víctimas, contactó al carpintero a principios de julio de este año y, aunque asegura que normalmente es muy cuidadosa y hasta visita el domicilio de quienes trabajarán con ella, en esta ocasión W.G.S.M. la convenció luego de que visitara su hogar y él le asegurara que no tendría que darle ningún pago hasta que viera los avances del trabajo.

Ella requería el mantenimiento de cinco puertas, tres clósets y pintura en un mueble, por lo que, viendo el presupuesto, aceptó que se realizara sin darle ningún anticipo, pero entregándole las cinco puertas que trabajaría.

La afectada, asegura que como parte del proceso de manipulación, el carpintero inició el trabajo de los clósets y, aunque le parecía que no era de calidad el resultado, viendo que estaba avanzando, cuando le pidió que le diera 2 mil pesos para poder continuar, accedió.

Luego de eso, iniciaron las ausencias, narra; le había dicho que al día siguiente llegaría a continuar el trabajo de los clósets y la pintura del mueble, pero no llegó y cuando ella se comunicó, le dijo que estaba dándole el mantenimiento a las puertas.

Tras la situación, él le dijo que sus puertas tenían comején y necesitaba 2 mil 600 pesos más para continuar trabajando y solucionar ese problema; con la necesidad de recuperar sus puertas, le entrega el dinero solicitado firmando un recibo y recibiendo su identificación oficial como aval y desde allí no supo más de él.

Viendo el panorama, doña Magaly decidió ir hasta su taller y, al llegar, “el tipo se esconde, la familia sale y nos dice que no está y en ese momento llega una señora reclamando su dinero porque no le había hecho una puerta y hacía un mes que no le contestaba y no le hacía caso”.

En ese momento fue cuando descubrió que no era la única afectada y, luego de conseguir que le regresara sus cinco puertas, decidió demandarlo ante la Fiscalía y, al identificar que en Facebook había diversas denuncias públicas, optó por reunirse con más personas que están afectadas por el mismo sujeto.

Su proceso legal continúa y ya presentó a sus testigos, por lo que el próximo 8 de octubre tiene cita para avanzar en el mismo.Abigail Alcocer castro también fue víctima del W.G.S.M., quien en mayo buscaba una ventana de aluminio y, del mismo modo, le pidió no darle anticipo, pero en este caso no accedió, en cambio, le dio la dirección de su domicilio para transmitirle confianza y, luego de visitar su taller, le dio mil 500 pesos el 7 de ese mes, firmando un recibo.A los dos días, debía entregar la ventana, sin embargo, cuando le preguntaba por ella, le daba pretextos para alargar la fecha de entrega, hasta que luego de una semana decidió ir a su casa “y hasta la fecha, ya cuatro meses, no lo volvimos a ver; nuestro dinero ya lo dimos por perdido, pero ojalá se pueda hacer algo en contra de esta persona que se ve que se dedica a robarle a las personas y de eso vive”.

Otra de las afectadas Cindy Manrique, cuenta que estaba buscando a alguien que le colocara unos cortineros y él la contactó para realizarlo y, tras acudir a su casa, ella le preguntó si también le podría adaptar unas puertas, pero él le dijo que no y en su lugar le podría hacer unas nuevas y se las instalaba al día siguiente.

“Le di anticipo, mil pesos para dos puertas, y quedó en hacerlas al día siguiente”, pero después comenzó a darle largas, por lo que también decidió ir a buscarlo a su domicilio, sin embargo, la gente de alrededor la alertó diciéndole que es agresivo y que siempre lo buscan por estafas e incluso le ofrecieron apoyo si llegaba a necesitarlo; al creer que no encontró la ubicación, se comunicó de nuevo con él y éste empezó a amenazarla con cobrarle más por pensar que es un ratero, cuenta la afectada, desde ahí no supo más de sus puertas ni de carpintero.

Estos son solo algunos de los testimonios entre muchos otros de personas que han sido afectadas por W.G.S.M., quienes alertan para evitar que más personas caigan en la estafa del carpintero que vive en Chuminópolis.

Deja un comentario