Denuncia otro caso de violencia vicaria, quiere volver a ver a su hijo

Por Ceciilia Abreu

Anijenny Gamboa Pacheco es madre de A.S.G y, durante ocho años, fue madre soltera con la guardia en custodia de su pequeño, pero consciente de que su padre y la familia paterna también tiene derecho de relacionarse con su hijo.

Fue así como en noviembre del año pasado, cuando la abuela y el abuelo le llamaron para pedirle pasar las fiestas decembrinas en Puebla, donde viven, con su pequeño, accedió, con el acuerdo de que le traerían al niño después del Día de Reyes el 6 de enero.

En ese momento, no imaginaba que romperían el acuerdo, pero al llegar la fecha en cuestión, le dijeron que tenían problemas económicos y había repunte de Ómicron en Puebla, así que no regresarían al menor a casa todavía.

“Siempre fui insistente para saber cuándo me lo regresarían o ir por él… Todo el tiempo me engañaron diciéndome que me regresarían a mi niño en marzo del 2022”, mientras tanto, en todo momento estuvo en comunicación constante con su hijo.

Pero el 19 de marzo, aun insistiendo para saber cuándo regresaría su pequeño, pues ya regresaría a clases presenciales, recibió una notificación sobre una audiencia, debido a que, supuestamente, el niño ya no quiere volver.

“Es importante recalcar que yo tengo guarda y custodia de mi hijo”, aun así, por el aviso recibido, voló hasta Atlixco, Puebla para acudir al juzgado, donde le negaron ver el expediente y el documento que acredita la custodia.

“Al ver que no me prestaron la atención correcta decidí ir al domicilio de los abuelos paternos, que es donde se encontraba mi niño, efectivamente mi niño se encontraba con ellos pero no me permitieron hablar con él a solas, en todo momento la familia estuvo. En el lugar, estos se encontraban acosando y hostigando al menor obligándolo a la fuerza a que no regresara conmigo”.

Lamentó que, además, allí fuera amenazada y víctima de violencia física en manos del abuelo paterno, “por ignorancia regreso a Mérida sin el niño, pensando que mi denuncia en la PRODEMEFA (hoy Prodennay) había avanzado, pero me encontraba en un grave error. Es importante decir que mi denuncia la levante hace ya casi dos mes. Sin embargo en este lugar no le han asignado ni siquiera un abogado y mucho menos han enviado alguna notificación al estado de Puebla, aun peor ni si quiera ha procedido”.

Ante las circunstancias que vive, pide a las autoridades que la escuchen y actúen para evitar un carpetazo más porque quiere hacer valer sus derechos como madre; “acuso a la familia Salazar, así como a mi ex pareja de manipular y ejercer presión ante el niño”.

“NINGUNA MADRE DEBE PASAR POR ESTE DOLOR. Hijo te sigo esperando y seguiré luchando hasta que mi voz sea escuchada y regreses con tu hermanita y conmigo que te extrañamos tanto”.

Deja un comentario