Música, un instrumento de resistencia y fuerza; apoyan a RNR

Por Cecilia Abreu

Ayer -19 de septiembre- las raperas feministas Prania Espondo y Dayra Fyah, junto con la cantautora Vivir Quintana, llegaron al Palacio de la Música y me hicieron enchinar la piel con sus letras porque, aunque la realidad que retratan es tan dura, sentirnos comprendidas, acompañadas y llenas de fuerza para luchar cuando nos unimos, cambia el panorama.

Basta con escuchar la voz de Dayra rapeando unos segundos visibilizando que a las mujeres no solamente nos violentan en la calle, que las violencias no dependen de la ropa que llevamos puesta, para sentir cómo se te eriza la piel ante esta podrida realidad:

Dayra Fyah, rapera feminista

«Creo que es importante hacer visibles las violencias y los procesos que debemos hacer después de que decidimos salir del círculo de violencia […] de nada sirve llegar a un punto en el que la mujer quiere salir de ese círculo si no tiene a dónde ir, si no cuenta con apoyo de la familia o el gobierno para tener un refugio».

Dayra Fyah

Las mujeres levantaron los puños en el concierto, un símbolo de fuerza y de protesta, un símbolo de lucha y resistencia donde, guiadas por la música que inició Prania, con Nos Veremos en las Calles que puso en palabras la falta de justicia para las mujeres desaparecidas y/o asesinadas que ya ninguna se va a callar.

«Yo vengo de Tlaxcala, vengo del epicentro de tratantes, del lugar donde residen las familias de tratantes más grandes del mundo y es muy difícil resistir ahí […] creo que yo siempre tuve la posibilidad de refugiarme en algún sitio y me gustaría que más mujeres la tuvieran, me parece muy importante que las mujeres tengamos esta postura, que estemos aquí plantadas porque si el Estado no proporciona esto (refugios), creo que lo tenemos que hacer nosotras».

Prania Espondo

También sensibilizó, antes de cantar una canción que escrcibió tras ser víctima de violencia digital, que «después de un pack sí hay futuro, después de un pack sí hay luz. Y ese futuro y esa luz, soy yo«.

Así, la noche estuvo llena de empatía, sororidad y una fuerza innegables que ocuparon el espacio con las mujeres que estuvieron al frente cantando su lucha, pero también con las mujeres que ocuparon las butacas dispuestas a levantar el puño mostrando su lucha y cambiar la historia, no solamente allí, sino en cada espacio que habitamos.

Vivir Quintana, resaltó la fuerza y lucha de las mujeres, pero también que los hombres tienen que hacer de su parte para cambiar la historia y el rumbo de violencia que está presente en el país; la cantautora, además visitó refugios de la Red Nacional de Refugios A.C. (RNR) para escribir la canción que ahora es el tema oficial:

Canción RNR

“Para mí hacer la canción de la RNR fue un acto de amor y valentía desde la empatía por las compañeras que han sido refugiadas y también por las que trabajan en los refugios. Crear resistencia desde la música también es hacer refugio, un refugio sonoro que va recorriendo conciencias y genera valentía para amplificar la fuerza y la voz de compañeras que deben y quieren ser escuchadas”

Vivir Quintana

Esta canción da una idea sobre el impacto que tienen los refugios para las mujeres que han sido víctimas de violencia y cómo puede cambiar su historia y narrativa a partir de ellos, convirtiéndose incluso en refugio entre ellas mismas.

Con su música, no solamente llevaron al diálogo el tema, sino que también sumaron para contribuir con la RNR que está llevando a cabo su campaña Marea Violeta para mostrar la realidad que enfrentan desde los refugios del país que, además, han tenido que enfrentar la falta de liberación presupuestal para proteger a las mujeres.

Este concierto, que desde la red llaman Tertulia Musical fue una de las actividades que están realizando para recaudar fondos y poder continuar dando atención a las mujeres y sus hijxs; tan solo de enero a agosto de 2022, la RNR ha brindado atención integral a 25 mil 594 personas, mayormente mujeres, con un aumento del 16 por ciento en el ingreso a Refugios, en comparación con 2021.

19 mil 993 mujeres, niñas y niños recibieron atención a través de los espacios de atención, prevención y protección de la RNR: 7,803 en Refugio y 12,190 en Centros Externos; 5 mil 601 personas recibieron orientación especializada a través de la Línea de Atención Telefónica y Redes Sociales.

Además, 6 de cada 10 mujeres refirieron que sus hijas y hijos también viven violencia; 4 de cada 100 mujeres refirieron haber solicitado ayuda a alguna instancia gubernamental sin recibir el apoyo esperado y 134 mujeres reportaron intentos de feminicidio.

Deja un comentario