Salud mental requiere presupuesto para su atención

Por Cecilia Abreu

El pasado 8 de septiembre, el Inegi comunicó las tasas de suicidio mostrando que Yucatán ascendió del tercer Estado al segundo en la incidencia de suicidios a nivel nacional.

Este 21 de septiembre, la diputada Vida Gómez Herrera, representante legislativa de Movimiento Ciudadano, presentó en el Pleno del Congreso del Estado de Yucatán una iniciativa para cerrar lagunas legales y garantizar la asignación presupuestal suficiente en la ejecución de los programas en materia de salud mental.

La diputada explicó la actual Ley de Salud Mental indica que el Gobierno debe asignar al Instituto de Salud Mental 7 por ciento del presupuesto asignado a la Secretaría de Salud, pero “no queda claro si es a la Secretaría como entidad centralizada del gobierno o como ramo administrativo”.

Ese detalle técnico, continuó, provoca una diferencia de miles de millones de pesos debido a la interpretación que se le dé; en el presupuesto 2022, detalló, la Secretaría de Salud tiene dentro del ramo administrativo más de 5 mil 500 millones de pesos, pero como entidad del gobierno centralizado tiene apenas 79 mil 110 pesos, la falta de claridad sobre de dónde se toma el recurso puede generar una asignación presupuestal insuficiente para la salud mental.

“Ese es nuestro deber modificarla (la ley) para garantizar que las políticas públicas en materia de salud mental cuenten con el presupuesto suficiente para implementarse con éxito y sin duda a interpretaciones”.

Con esta iniciativa, propuso reformar la Ley de Salud Mental del Estado de Yucatán, en materia de asignación presupuestal, “con tiempo suficiente para todos los trámites administrativos y legislativos correspondientes antes de que llegue el presupuesto”.

Recordó que el pasado 19 de septiembre, el gobernador del Estado, Mauricio Vila Dosal, presentó la estrategia “Juntas y juntos por la salud mental de Yucatán” con cinco ejes y tareas para alcaldes, ciudadanía y gobierno; pero puntualizó que será necesario dar seguimiento y acompañamiento adecuados.

“Esperamos que las acciones anunciadas no sean las únicas, porque aún siguen pendientes tareas básicas para cumplir por el ejecutivo estatal, como ejemplo lo que establece la Ley de incluir en todas las escuelas de Yucatán la psicoeducación a personal docente y administrativo, a madres y padres de familia en temas de salud mental”.

Señaló que la Asociación Yucateca de Suicidología ha tomado posicionamiento al respecto, refiriendo que reconocen las acciones del Gobierno del Estado, pero será necesario que cuenten también con un adecuado seguimiento y acompañamiento y concordó exponeindo que “el seguimiento y el acompañamiento son claves para enfrentar esta crisis que atraviesa nuestro Estado y ese seguimiento no es otra cosa más que la atención de profesionales a la población que lo necesite.  Que la atención a la salud mental deje de ser un privilegio exclusivo de quienes pueden pagar consultas privadas. Que el Estado garantice atención psicológica gratuita para la población, eso es lo que Yucatán necesita”.

Deja un comentario