Cabañuelas mayas están vigentes

Las cabañuelas mayas o Xok k’iin es un conocimiento vigente que, mediante la observación y registro que se realiza en enero, permite pronosticar las condiciones climáticas que se darán el resto del año.

Por Redacción

Mérida, Yucatán, 03 enero de 2023.- El periodista y agrónomo maya, Bernardo Caamal Itzá, dijo que este conocimiento maya que permite no solo pronosticar el estado del tiempo en los próximos meses, sino que está relacionado con la siembra de la milpa, está vigente.

Se trata de una observación que se hace en diferentes fases durante el mes de enero que, aunque tiene sus orígenes en Europa los mayas lo adaptaron en sincretismo con las propias prácticas que tenían para pronosticar el clima antes que llegaran los españoles y relacionadas con la agricultura.

El integrante del Colectivo Xok k’iin dijo que en la observación y registro la primera vuelta inicia desde que amanece el día primero de enero hasta el día 12; en estos días se registra cuáles fueron las condiciones del estado del tiempo, y a cada uno de estos días se le asocia con un mes.

El día 1 de enero corresponde al primer mes del año, el día 2 de enero es febrero, el día 3 es marzo y así sucesivamente hasta llegar al día 12 que sería el mes de diciembre.

En la segunda vuelta de la observación y registro, el conteo se hace a la inversa del día, del 13 al 24 de enero; en donde el día 13, será diciembre; 14, será noviembre; 15, será octubre y llegar al día 24.

Luego, inicia la tercera vuelta del registro, en donde cada día contempla, dos meses del calendario Gregoriano, mientras que la cuarta vuelta y última, se hace por horas del día 31 de este mes de enero, y de esta forma concluye el ciclo de la observación y registro.

Expuso que en el territorio maya peninsular los milperos, continúan cultivando esas semillas de maíz Xmejen Naal (maíz de ciclo corto), Xnuk naal (maíz de ciclo largo), y que para mejorar estas semillas, tuvieron que considerar los tipos de suelo, la antigüedad del espacio a cultivar (milpas nuevas o cañadas), los tiempos en que se presentan las lluvias, sequías, frentes fríos, entre otros elementos de vital importancia para cultivar el ichkool o la milpa.

Al llegar el esplendor cultural que tuvieron y que sin importar la situación kárstica de los suelos peninsulares, tuvieron que desarrollar una agricultura que les permitió obtener los alimentos necesarios para alimentar a los habitantes de las grandes ciudades; por lo que significó tener un profundo conocimiento del entorno para desarrollar la agricultura y se obtenga la cosecha, lo que significó el profundo conocimiento de los astros y desarrollar un calendario que permita su desarrollo cultural.

En este contexto, desarrollaron un sistema de pronóstico que le permitiera cultivar la tierra, con las semillas más idóneas al respecto.

“Independientemente a la destrucción de los antiguos documentos que dan fe de su desarrollo agrícola, o del asesinato de sus antiguos ajmenes o sacerdotes, pero la información este presente aún en la oralidad de los pueblos lo que al final, permitió su preservación hasta estos días”, expuso.

Deja un comentario